h1

LA LEY UNIVERSAL

7 diciembre, 2009

 

 
   Ante todo, quiero agradecer a todos los que leen, han leído o van a leer en algún otro momento lo que aquí escribo. Agradezco también a los que no habiendo dejado comentarios, se han tomado la molestia de enviar mails o mensajes msn burlones o insultantes, porque ellos son los que más antención necesitan, y agradezco de todo corazón a quienes leen y deciden por sí mismos lo que de esto les resulta útil y descartan lo que no, por sus propias y soberanas Presencias Maestras en cada uno de ellos, que es “la que sabe todo”. De todos modos, me asombra ver las estadísticas, porque siendo este un espacio espontáneo, libremente creado por pura expresión y 100 % libre de espacios publicitarios, tiene más visitas de las esperadas, y esto me impulsa a adicionarle una cuota más. En fin, gracias a todos.
   Creo que no está de más recordar que los temas que aquí trato no son cosas inventadas por mí ni por algún grupo de delirantes, es más, cuando yo nací ya estaba todo inventado. Simplemente, lo estoy llevando a un lenguaje más semejante al de la vida cotidiana y más manejable en términos coloquiales, así que aprovecho para disculparme por los “uruguayismos” que puedan encontrar acá. Ah…, me olvidé de agradecer a los amigos angloparlantes, y a los que falan portugues, por la buena onda y sobre todo por haberse tomado la molestia de buscar algunas traducciones de palabras que empleé, de esas que son del “slang” rioplatense. En realidad, todos debiéramos intentar leer intuitivamente en otros idiomas, de algún modo, todos entendemos conceptos, y las palabras son ideas escritas.
    Así que estamos en Diciembre, el doceavo mes del año, el último del 2009 y el mes de las Fiestas tradicionales, esto es Navidad y Fin de Año. ¿Qué más tiene Diciembre? Diciembre te ofrece mucho más que arbolito de navidad, Santa Claus, salir de compras, salir corriendo para pedir los mejores pollos y lechones o encargar las mejores bebidas para una fiesta a todo trapo. Podés festejar todo lo que quieras, disfrutá de todo, tirá cuetes (fuegos artificiales, fireworks, fogueiras), cantá, bailá, comé todos los budines que quieras. Pero no te quedes con estas migajas, Diciembre tiene otras cosas. ¿Qué más esperás del 2009? Para lo que sea que quieras -y no dudo que es bastante- tenés estas dos alternativas:
     a) Metéle (corré, run, embora) porque el año se termina en unos pocos días, o…
     b) Olvidáte (forget, esquece logo) del tiempo. Tus proyectos son atemporales, el año es una convención temporal que se usa para medir lapsos, y sólo rige en la vida terrestre.
   Me quedo con (b). Y me quedo con lo otro que ofrece Diciembre, que es algo así como una vislumbre de lo que sigue a continuación. Es como la sinopsis de una película, en la que ves los avances, no la película completa, pero sí esos pantallazos que te indican de manera muy sutil qué cosas o ideas, o proyectos, son los que tenés que desarrollar en el año que sigue. Diciembre es el mes de mayor cualidad vibratoria en todo el año, no importa cómo lo usen otros, sigue siendo el momento en que la receptividad, perceptividad, visión está mucho más patente. A veces uno se apresura, y hace votos a la ligera. Pero lo más lindo que tiene Diciembre es justamente la capacidad muy aumentada de estar más receptivos a las ideas que proceden de tu Yo Superior (que te habla permanentemente) y que en este momento puede entrar en tu ser humano exterior más fácilmente, porque tiene tu permiso, claro.
   Todos tenemos una Presencia Maestra, la Presencia Yo Soy (I am, Eu Sou, Je suis), que es el Cristo interior. Para decirlo en palabras más simples, es “la versión mejorada de tí mismo”, es “Ese” o “Esa” que lo sabe todo, que tiene todas las respuestas, que jamás se pregunta, ni duda de nada. Esta Presencia, emanación directa de la Divinidad en nosotros, está en todos, hombre, mujer, niño, todos la tienen. Se manifiesta muy claramente en forma de intuición, otras veces se manifiesta en forma de sentido común, ya que éste es la expresión humana de la Sabiduría. Todos tenemos dentro esta Presencia, que se nos parece bastante pero que es fluída, calmada, bella, perfectamente sana y radiante, y siempre está de buen humor, jamás se enoja, y tiene la paciencia del mundo para esperar a que le des el permiso de entrar a hacerse parte de tu cuerpo y de tu mente. Todo lo que tenés que hacer es hacerte a un lado y decirle: “Bueno, está bien, Tú decime y yo hago”. No te voy a dictar con qué palabras decirlo, cada cual tiene las suyas, aunque no es raro que en algún momento en que estás en pleno desborde, le digas a tu Cristo: “¡Por favor! Entrá en esta cabeza dura mía, metéte con todo y entrá en este corazón de piedra!!! Pero, please, ¡¡¡Inspiráme ya de una vez!!!”… Bueno…, no hace falta que le grites, no es sordo. Y no se te va a negar, al contrario, va a responder de buen grado y al instante.
   Desde luego, si alguno prefiere creer que Cristo es un flaco de barba que está sentado en una nube divirtiéndose de vacaciones, y que hay que pedirle audiencia para hablar con él…, entonces eso es lo que tendrá: una extraña realidad en la que el pobre humano está separadp de Dios, y hay que andar rogando. Cuestión de tiempo es que un buen día te encuentres con que no tenías que ir muy lejos a buscar algo más grande que vos mismo, y que estaba bien a mano. Como te decía, nada de esto inventé yo. Al pie te dejo algunas referencias que se remontan a tiempos inmemoriales, tiempos pre-buda, pre-cristianos, del Renacimiento, de siglos recientes, y por supuesto de este siglo también.
   En cuanto a las “vislumbres”, pantallazos, flashes o inspiraciones repentinas, a veces uno sonríe delante de tan fugaces ideas, porque parecen tan bellas, tan cándidas y tan… “ajenas”, que podrían pasar pos ser ideas peregrinas y ser descartadas. Esto sería un desperdicio, porque es justamente cuando estamos más receptivos que debiéramos dar por sentado que estas “pinceladas” del año siguiente no son otra cosa que semillas que te son sembradas, y vale la pena ponerlas a germinar, en lugar de guardarlas en algún frasco decorativo y desecharlas luego.
   En Diciembre tenemos también (y no por casualidad) Navidad = Natividad = Natal (en portugués y francés), que quiere decir Nacimiento. Es una oportunidad espectacular para nacer, para que el Cristo interior nazca, sea dado a luz, vea la luz, tome forma física, o como reza la Biblia “se haga carne” (carne: materialidad), en una palabra, que se manifieste en el mundo de la forma. Cada quien sabe cómo usa su riqueza, y en esto nadie puede decirte qué hacer. Todos eventualmente necesitamos algún consejo, pero el aprendizaje es individual, nadie sabe mejor que uno mismo cuales son sus circunstancias. En ocasiones, puede suceder que esa “vislumbre” consista en alguna idea brillante para mejorar lo que ya venías haciendo, otras veces no se parece a nada conocido. Depende del momento de cada quien. Eso es Navidad, un momento para detener todas las vorágines y ponerle un freno a toda la parte yang (la que busca, la que sale como Sandokán al abordaje) y dejarle todo el espacio que sea posible a la parte yin. Echáte para atrás en alguna playa, mirá el cielo, escuchá el sonido de la rompiente de las olas y dejáte mostrar todo lo que hay de bueno para vos. A poco, vas a “escuchar” algo como que “la mesa está servida, el menú está pago, ahora, a comer!”… No te asombre que alguien te lo diga en serio, tal vez tu madre, tu esposa, o el cocinero de turno. Pero tomá esto en el otro sentido también, porque como es arriba es abajo, y las analogías no son casualidades. La casualidad no es ley. La causalidad sí. “Somos lo que comemos”, dicen, es cierto, pero de lo que pensamos, de eso estamos “comiendo” ==> alimentándonos.
   Bueno, y ahora, te dejo algo más. No es muy “navideño” (eso es según se mire), no es precisamente un villancico, pero creo que te puede servir para meditar, o para darle algunas vueltas bien dadas al asunto de “las cosas de la vida”.
   Las Leyes Universales. Hay tanta media propaganda, tanta poesía, tanto marketing con la tal “ley de atracción” (ojo, no es que no exista, pero…) al final parece que hubiera infinidad de leyes!… Y encima, todas “nuevas”!!! Pará. Stop. Detente. Arretez vous.
 
UNA LEY, SIETE PRINCIPIOS
 
Las leyes universales, en principio son 7 leyes. Se les ha dado tantos nombres, que ya no se sabe cuál es la primera, cual es la cuarta, ni si son 7 o cuántas son. Te las paso en limpio.
Hay una sola Ley, compuesta de 7 principios. Te aseguro que por más errores que cometas -y todos nos equivocamos, así es como aprendemos- si llevás tu vida según estos principios, no necesitás leerte las constituciones de las repúblicas, los códigos civiles, etc., y siguiéndolas atentamente vas a ser el mejor padre, el mejor hermano, hijo, vecino, el mejor amigo y el mejor ciudadano, dondequiera que estés y bajo el gobierno en que vivas en el tiempo en que estés. Estos son los 7 Principios:
  1. Mentalismo.
  2. Correspondencia.
  3. Vibración.
  4. Polaridad.
  5. Ritmo.
  6. Causa y Efecto.
  7. Generación.

1.- Mentalismo. El Principio de Mentalidad, también llamado Unidad o Totalidad, dice que todo es Mente. El Universo es mental, el Universo es Uno, Uno es Todo cuanto hay, y el Todo es la suma de las partes. El Todo empieza en la Mente. Los pensamientos son cosas, son ideas y luego son materia. Se manifiestan en lo exterior, se convierten en lo que quieras que se conviertan, dependiendo de la polaridad ( + ó -), positivo o negativo, tú elegís. Ejemplo: si estás malhumorado, no te extrañe que te traten mal, si estás optimista, feliz, alegre, no te extrañe que seas popular, amado y bienvenido en cualquier parte. Eso en lo que pensás, va a venir, ya lo llamaste. ¿Cómo lo querés? ¿Constructivo y eficaz? o pintado en algún envase? No seas ambiguo a la hora de pensar. Si pensás en postre, que sea uno que puedas comer, no sea que lo veas pintado en un catálogo de repostería, el papel no se come.

2.- Correspondencia. También llamada de analogía, de atracción. Dice que “como es arriba es abajo”. Arriba: Pensamiento, Idea, Plano Espiritual, Mente, Cielo (o sea, la “azotea”). Abajo: Materia, mundo visible, cuerpo, casa, la vida en tres dimensiones, o lo que todos llaman la “realidad”. Así como es en el cielo, así mismito es en la tierra. Como se presenta en una dimensión primitiva, así es en dimensiones superiores. Así como es en lo microscópico, es en lo macroscópico. Hablando en términos de dimensiones, un ser viviendo en 3 dimensiones ve lo mismo que estando en 4 dimensiones, ejemplo de esto son los sueños. Podemos ver, pero no discernir ni juzgar lo que ocurre en la 4ª dimensión, porque nosotros vivimos en 3 dimensiones, y lo más sano es que nos atengamos a ello. Ejemplo: la hormiga vive en 2 dimensiones, y ahí la mente no pasa de ser puro instinto. Para la hormiga, el humano es un misterio. Si alguien le explicara a la hormiga cómo es la vida del humano, ella creería que el humano es Dios, en caso de que entendiera algo, claro está. Aún cuando lograra comprender, no podría calcular siquiera las condiciones de vida del humano. Y aún con todas las ventajas que tenemos nosotros respecto de la hormiga, también nosotros tenemos familia, trabajamos y nos movemos en sociedad. Respecto a la correspondencia, el tema es muy vasto, pero por el momento te lo resumo así: a cada uno le corresponde de acuerdo a lo que ya tiene en mente. Esto puede variar y de hecho varía continuamente, de acuerdo a nuestros estados de ánimo. En realidad, todos vivimos en el mismo mundo emocional, aunque en contextos diferentes. En ese plano, estamos prácticamente llamando a gritos a cada persona, condición, cosa o situación. Te darás cuenta, cómo esto está ligado al principio de Mentalidad, y de qué manera viene ensamblado con el siguiente principio.

3.- Vibración.- Todo está en movimiento, todo. Aún las cosas que creemos que están en reposo. Todo vibra, todo se mueve permanentemente. Toda vibración (onda) tiene una frecuencia. Hay frecuencias altas (muy rápido) y frecuencias bajas. Nuestros pensamientos siempre están en movimiento a una determinada frecuencia. Las frecuencias altas dominan a las bajas. Los pensamientos constructivos, buenos, alegres o entusiastas tienen una altísima frecuencia, y los pensamientos oscuros, depresivos, pesimistas, muy baja. De cualquier manera, la persistencia en una determinada vibración podria eventualmente “ganar” el terreno de la alta vibración, al menos temporariamente. Así por ejemplo: si tú estás con una persona tensa, preocupada, reprimida, triste, etc., no tarda mucho tiempo en que tú empieces a sentirte de modo similar. Contrario a lo que sucede cuando estás en un ambiente alegre, ameno, optimista y de buen humor, es una cuestión de tiempo que sueltes la primera carcajada. Es importante estar atentos a que todo pensamiento, cualquiera fuese, se polarice de modo constructivo, y en caso de que la situación no sea del todo deseable, al menos tenerlo en cuenta y no hacer como que no pasa nada, y con eso será bastante. Porque nada se queda como está, y luego está la cuestión de los ciclos. Pero antes examinemos lo de los polos.

4.- Polaridad. Algunos le llaman “ley de opuestos” o de oposición. Dice que “Todo es dual”. El Universo es doble. Todo tiene dos polos: positivo y negativo, masculino y femenino, luz y oscuridad, calor y frío. Estamos hablando de dos extremos para una misma naturaleza. No nos referimos a un extremo “oscuro” de un termómetro, ni a si una piedra es hombre o mujer. Para cada clase hay dos posibles extremos, con sus graduaciones. Ejemplo: un hombre haragán. Digamos que el tipo es un poco haragán, eso es un dato que podría ubicarse a determinada altura del “medidor” imaginario. Pero si el tipo en cuestión fuera muy, pero muy haragán, estamos ante un extremo, y si nos fijamos bien, su displicencia lo acerca bastante a la de otro semejante situado en el polo opuesto, el de la hiperactividad adictiva que está francamente emparentada con el escapismo. De cualquier modo, y por una cuestión de grados, un hombre haragán puede transformarse en un tipo diligente y muy activo, simplemente ascendiendo en la escala vibratoria, grado por grado hacia el polo opuesto, pero sin llegarse al otro extremo, en que caería en vicio similar.

Amor-odio, grande-pequeño, este-oeste, todo viene dado en pares. 1+1= 2, no hay 2 sin 3, y donde hay un tercero…, tranquilo, después de la discorida viene un 4º. No hay nada desparejo en el Universo. El que no lo estés viendo no significa que no exista. A pesar de todas las apariencias, todo lo que vibra atrae a su análogo, todo lo que existe tiene dos aspectos, y todo tiene sus ciclos, acá viene el “azúcar!”

5.- Ritmo.- Todo se manifiesta en un determinado movimiento de ida y vuelta. En un día el sol asciende hasta el zenit, luego desciende hasta el ocaso y se hace la noche. Esto no es optativo, no lo decide tu pensamiento, ya está dado así. Hay buenos tiempos y tiempos difíciles, el sol sale para todos, y la lluvia cae para todos, las tormentas también. Este es el único principio que nosotros no podemos dominar. El más grande dominio que podemos tener sobre él consiste en no permitir que nos domine. Eso es todo. Si estás en medio de una tempestad, un tremendo temporal, harían falta muchas mentes al unísono para detenerlo. Pero ese no es tu propósito. Lo más probable es que tú quieras llegar a tu casa en las mejores condiciones que sea posible, en armonía para con todos. Entonces, no te enfoques en la tormenta, enfocáte en tu casa, y te ves llegando sano y salvo, naturalmente. La tormenta sigue su curso, cuanto más te enfoques en tu propósito, no te sorprenda si la tormenta parece ponerse peor, eso es porque se está auto-agotando. A su tiempo, eso termina también.

6.- Causa y Efecto.- También llamada “ley del boomerang” o “del círculo”, dice que todo cuanto se manifiesta tiene una acción inicial que lo motiva, y que no existe fenómeno alguno sin algo que lo haya causado. Nada ocurre porque sí. Es equivalente al segundo principio de Newton, de “Acción y Reacción”, muy conocido en física. A toda acción corresponde una reacción igual y opuesta, es decir de sentido contrario. Si un pequeño meteorito impacta en la Tierra, por extraño que te resulte, la Tierra no se va a quedar quieta, va a hacer un imperceptible movimiento “en reversa” y luego se impulsará en la dirección del impacto del meteorito, por muy chiquito que sea. Así, la mente es un motor. Los pensamientos son energía generada por la mente a una determinada vibración y ritmo, y según la polaridad en que se encuentren, así es tal la respuesta que recibimos por parte de lo pensado. Toda esa energía emitida se nos regresa de modo similar impactando en nuestra vida, a veces de manera muy contundente, de acuerdo a la potencia emitida.

7.- Generación.- Todo cuanto existe tiene su inicio masculino y femenino. Todo tiene padre y madre. Toda cosa, todo ser tiene su base masculina y su base femenina. No es como comúnmente se cree, que la base sea el sexo, pues esto sólo aplica a las diferencias físicas macho y hembra. En toda la Creación está la presencia de lo masculino y lo femenino. La palabra “género” significa “crear”, “generar”, concebir, producir, en tanto que todo lo relativo a “sexo” está limitado a la vida orgánica.

   En apariencia todos los Principios son distintos, o parecen serlo. Considerarlos individualmente no vale más que como aprendizaje, pues en realidad todos ellos están unidos, y no hay uno que funcione sin los otros. Si te fijás bien, vas a ver que los 7 Principios refieren al 1º de todos: El Principio de Mentalidad. Y si bien todo lo que pensamos cuenta, mucho más cuenta la actitud con la cual pensamos. No son pocas las veces en que detenemos nuestros penamientos en opciones incorrectas, pero la diferencia la hacen tus motivaciones. Tal vez suceda que concibas una idea que luego resulte inapropiada, o simplemente sigas un impulso inconducente. No te atormentes, todos estamos aquí para aprender, y todos aprendemos de todos. Lo que queda de un error es la actitud, es si tus motivaciones fueron buenas, si tú quisiste mejorar alguna cosa, tal vez por medios no muy efectivos, pero si tu intención era buena, es una cuestión de tiempo, o más bien dicho de “momentos” que tu equivocación quede eximida, y la próxima vez aciertes.

   Aquí al pie les dejo las referencias bibliográficas, para los que les interese profundizar. A todos les deseo que crezcan como personas, como profesionales, y en todo sentido, y que el conocimiento sea una guía en sus vidas. Aprovecho para invitarlos a infectar el aire con excelentes pensamientos y deseos de los mejores para ustedes mismos, para sus vidas y para las de sus seres queridos. “Contaminemos” este aire presuntamente “puro” con ideas geniales voladoras, para que lleguen hasta el último y más desdichado resquicio de la Tierra. Tomas Alba Edison le dijo a un joven: “La electricidad no existe, la electricidad ES. Úsala!”  Bueno, así son los pensamientos basados en el Amor. El Amor ES. Usalo! Hagamos una nube gigantesca de Amor electrónico, tan sutil y fluído, que no quede ni un espaciecito sin rellenar.

   Muchas Felicidades para todos. Pásenla bárbaro, dondequiera que estén y cuando sea que abran este blog, sean felices HOY (o sea SIEMPRE), sin importar qué fecha sea. Hasta cualquier otro momento.

                                                                       Jacquie Bloggera

Referencias Bibliográficas:
El kibalión (Por Tres Iniciados.)
Discursos del Yo Soy (Saint Germain y Maestros Ascendidos.)
El Sermón del Monte (Emmet Fox)
 
 
 
  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: